Introducción a la Armonía natural

¿Cuándo fue la última vez que estuvo al aire libre y sintió el viento en la cara? ¿O ha contemplado una maravilla natural tan impresionante que lo único que podía hacer era mirarla, tratando de absorber hasta el último detalle?

¿Cuándo fue la última vez que se sintió realmente conectado a la naturaleza?

Cuando se les preguntó, más de la mitad de los Espanol@s respondieron que sentían que necesitaban conectarse más con el mundo fuera de su puerta. Por mucho que nos guste pensar lo contrario, la clara mayoría de nosotros pasamos menos tiempo del que quisiéramos. La mayoría de los Espanol@s promedio pasan menos de cinco horas de la semana al aire libre.

En algún lugar hemos perdido el rumbo. ¿Ya no tenemos la sensación de aventura que sentíamos cuando éramos niños? O peor aún, ¿nunca hemos conectado con la naturaleza en primer lugar? En cualquier caso, nos estamos perdiendo algo. La mayoría de nosotros tenemos una vaga sensación de insatisfacción en nuestras vidas y buscamos algo que ni siquiera podemos empezar a definir. Nuestras vidas están desequilibradas, de alguna manera.

Para la mayoría de nosotros, la respuesta está en reconectar con algo más grande que nosotros mismos. Está en ver el mundo como algo más de lo que experimentamos dentro de esas mismas cuatro paredes que nos encierran cada día de nuestras vidas. Desde luego, no se encuentra en la pantalla del ordenador.

Desconectemos juntos y descubramos lo que hay más allá de la puerta de casa. Descubre la riqueza de la vida en la naturaleza, la alegría de poder respirar profundamente y ser uno con el mundo.

¿No es hora de recuperar lo que falta en tu vida y descubrir la paz del equilibrio de la naturaleza?

Todo empieza por salir al exterior…

Cómo perdimos el rumbo

La vida solía girar en torno a la actividad al aire libre. Hace tan sólo 150 años, la popularidad del aire libre era tal que se creó el primer parque nacional estadounidense, Yellowstone. A éste le siguió rápidamente la creación de muchos más parques.

Tanto es así que en se creó el Red de Parques Nacionales.

Los Parques Nacionales Españoles

Desde entonces, millones de visitantes han aprovechado las maravillas naturales así conservadas… hasta hace poco.

Hay que preguntarse: ¿Por qué, tantos parques para elegir sólo en Estados Unidos (más de 1.200 en todo el mundo), los graves recortes presupuestarios han amenazado la existencia misma de estos espacios verdes reservados para nuestro disfrute?

La triste realidad es que la gente pasa menos tiempo al aire libre. El tiempo en la naturaleza no tiene la misma prioridad que antes. Aunque hay más visitantes que nunca en los Parques Nacionales, esos mismos visitantes admiten que pasan poco tiempo en los propios parques una vez que están allí. Dejando de lado los parques nacionales, lo cierto es que el 56% de las personas en general afirman pasar menos de 5 horas al aire libre durante la semanae, eso no es mucho.

¿Qué ha cambiado?

Entre la tecnología, el ritmo de vida acelerado y el mayor número de personas que viven en zonas urbanas, se ha limitado nuestro tiempo en la naturaleza. Y lo que es peor, con el tiempo esto ha cambiado nuestra actitud hacia la naturaleza.

En resumen, la gente ya no la ve como algo necesario. Nuestro mundo moderno nos ha ido encantando. Ya no vemos que estar en la naturaleza sea un buen uso del tiempo o que sea productivo.

Parece que creemos que nuestra tecnología puede sustituir lo que antes recibíamos al experimentar la naturaleza con regularidad.

Analicemos más profundamente cómo ha sucedido esto:

La tecnología social

Aunque es estupendo que los medios sociales nos hayan conectado a todos de tantas formas nuevas y emocionantes, la pregunta es sencilla: ¿Es bueno para nosotros?

La interconexión tiene un precio. Aunque estamos mucho más comprometidos con algunas cosas, como mantener una buena comunicación con los demás y seguir la actualidad, estamos perdiendo experiencias de la vida real.

tecnología social

¿Por qué?

Hay pocas horas en el día. Con tantas opciones para pasar el tiempo, la gente suele optar por lo más fácil.

Entrar en Internet es mucho más fácil que dedicar tiempo a ir a algún sitio y hacer algo. Además, admitámoslo, mucho de lo que hacemos en Internet es bastante adictivo.

Esto tiende a hacer que las opciones de tiempo de pantalla sean atractivas a corto plazo. Algunas de las mismas reacciones de dopamina a la estimulación en línea se encuentran en el uso de narcóticos. No es de extrañar que la actividad online sea tan tentadora.

Lo que podría sorprender a nuestros amantes de Internet es que varios estudios han demostrado que disfrutar de los «espacios verdes» hace maravillas para la química del cerebro. Si a esto le añadimos el componente del ejercicio, se desencadenan todo tipo de endorfinas felices. Este «subidón» es más estimulante y tiene un efecto mejor y más duradero que cualquier subidón online.

¿Por qué salir a la calle cuando puedes ver un hermoso paisaje en tu ordenador con mucho menos esfuerzo?

Aunque seguimos anhelando la naturaleza, también puede satisfacerse en cierto modo con el tiempo de pantalla.

Hay cientos de opciones de cámaras web, que te llevan a todas partes, desde el Gran Cañón hasta el nido de las águilas bebés. Los vídeos de YouTube, Instagram e incluso el sitio web de National Geographic le llevarán a cualquier lugar que desee, todo ello desde la comodidad de su salón.

Sin una experiencia que les diga lo contrario, la mayoría de la gente no se da cuenta de que experimentar realmente la naturaleza es, sin duda, una experiencia más emocionante que cualquier imagen pixelada.

Es difícil encontrar el factor «wow» cuando tu salvapantallas pone el listón de la perfección natural.

La naturaleza es sucia. Salir a la calle puede significar pasar frío, mojarse y estar incómodo. Si a esto le añadimos las ampollas, las picaduras de bichos y los demás peligros que conlleva la búsqueda de la «experiencia de la naturaleza» perfecta, tenemos muy pocas razones para buscarla.

El problema es que las fotos en línea suelen estar retocadas, por lo que la puesta de sol que viste con tus amigos en el lago no va a tener un aspecto tan vibrante como la que está en línea tomada a través de una docena de filtros en Photoshop. Esto nos lleva a tener unas expectativas poco razonables. Es mucho más fácil centrarse en lo negativo que en los aspectos positivos del mismo viaje; como la diversión que has tenido con tus amigos, y la experiencia de llegar al punto de vista perfecto para una puesta de sol.

Hay otras cosas que hacer, sobre todo cuando ir a un sitio consume tiempo o cuesta dinero.

Es difícil competir con algo gratuito (o por el coste de la conexión a Internet) y tan fácil como conectarse.

Esto se debe a que la gente tiende a asociar «volver a la naturaleza» con muchos gastos, que requieren viajes, equipo especializado y un día entero a su disposición.

No se dan cuenta de que la naturaleza puede ser tan sencilla como salir por la puerta de atrás o ir al parque más cercano. El disfrute de la naturaleza en su forma más básica requiere un mínimo de tiempo y dinero.

volver a la naturaleza

¿No es más fácil ver cómo lo hacen los demás?

Hay algo de verdad en esta afirmación.

Cuando se trata de aventuras en la naturaleza, llenas de adrenalina, no hay nada mejor que una hora entera de vídeos de la naturaleza destinados a mostrarte el mundo en toda su mística y vibrante gloria.

Lo que no se ve es la cantidad de material que se necesita, con una edición cuidadosa para presentar este tipo de vídeos. Así que, aunque es más fácil, ¿es más divertido? La verdadera aventura consiste en hacer, no en mirar pasivamente a mil kilómetros de distancia.

Salgo a la calle… más o menos

Algunas personas piensan que cualquier tipo de actividad al aire libre es su conexión con la naturaleza.

Odio decirlo, pero ir a buscar el correo o caminar hasta el coche no es conectar con la naturaleza. Salir el mínimo tiempo posible no va a ayudar a nadie. Hay que sumergirse de lleno en la naturaleza para sacarle el máximo partido.

Es más seguro quedarse dentro y experimentar las cosas desde la distancia

Es cierto que no es probable que te quemes con el sol sentado frente a la pantalla del ordenador, ni que te hagas un esguince de tobillo con una caminata virtual.

En cambio, te expones a una serie de problemas de salud derivados de pasar demasiadas horas frente al ordenador, empezando por la obesidad, las enfermedades cardíacas y siguiendo por ahí.

No hay nada más saludable que salir a la naturaleza. Siento decírtelo, pero esto significa que tu madre tenía razón al decirte que salieras un rato y dejaras de mirar una pantalla todo el día.

La vida en la vía rápida

No llevamos la misma vida que nuestros abuelos.

Hoy en día la gente está en movimiento desde que se levanta hasta que se acuesta por la noche. Incluso cuando están haciendo cosas, generalmente son multitarea, sólo para conseguir un poco más de logro antes de que termine el día.

¿Por qué estamos tan ocupados?

estamos tan ocupados

Se espera más de nosotros

Tanto si estás en el trabajo como si estás en casa intentando ser un mejor padre, verás que hay un mensaje subyacente en el mundo que nos exige hacer más que lo básico.

Se espera que nos quedemos hasta tarde en el trabajo o que asumamos un proyecto extra que nos deje trabajando el fin de semana. Y lo que es peor, las habilidades parentales parecen ponerse en duda si no tienes programado cada momento del niño desde que se despierta.

Esto significa que tu día puede empezar llevando y trayendo a tu hijo al colegio, pero termina con un montón de clases, reuniones, actividades sociales y otros compromisos. Esto os mantiene a ti y a ellos corriendo, siempre tratando de cumplir con la siguiente obligación.

No es de extrañar que no haya tiempo para la naturaleza con tantas cosas en marcha.

Sin embargo, este tipo de estilo de vida tan ocupado es el que más necesita reconectarse con la naturaleza. La actividad frenética crea todo tipo de estrés en toda la familia, lo que puede provocar todo tipo de problemas de salud en el futuro. En algún momento hay que decir no a los extras y tomarse un tiempo para respirar, preferiblemente al aire libre.

Nos pasamos de la raya

No basta con que todo el mundo nos exija tiempo, sino que cuando tenemos un momento libre, somos bastante buenos para llenarlo con otras cosas.

Recados, visitas al gimnasio, salidas con los amigos… todo suma. Lo que solemos olvidar en medio de todo este ajetreo son las formas de incorporar un poco de tiempo en la naturaleza a esas actividades.

En este caso sí que puedes tenerlo todo.

La gente no valora mucho el hecho de tomarse tiempo para oler las rosas

Esto es realmente a lo que se reduce todo. Se dice que encontraremos la manera de sacar tiempo para lo que es importante para nosotros. La naturaleza no está muy arriba en la lista. Tendemos a no entender la importancia del tiempo en el mundo natural. En el siguiente capítulo descubrirás por qué debería estar en lo más alto de las prioridades de cualquier persona.

Urbanización y falta de espacios verdes

Al final, uno de los mayores obstáculos para encontrar el equilibrio a través de la naturaleza es la inaccesibilidad del mundo natural.

Si eres como más de la mitad de la población (el 55% en la actualidad, una cifra que aumenta cada año) vives en una ciudad, lo que significa que tu capacidad para encontrar un espacio verde acaba de disminuir astronómicamente.

Por mucho que haya iniciativas para que nadie se quede sin un espacio verde (el objetivo es crear tantos parques que haya uno a menos de 10 minutos de donde vivas), la verdad es que no está ocurriendo lo suficientemente rápido.

Mientras que en algunas zonas abundan este tipo de recursos, las zonas más empobrecidas no suelen tener los mismos espacios verdes.

Hay programas que intentan cambiar estas cosas, pero no tienen fondos suficientes y están sobrecargados. Es una realidad difícil para muchos.

Afortunadamente, un poco de creatividad puede devolver los espacios verdes a cualquiera que se comprometa a crearlos, incluso en los entornos más urbanos.

Así que, ¡se acabaron las excusas!

Sigue leyendo para saber más sobre por qué la naturaleza es tan importante y por qué merece la pena luchar por ella.

¿Por qué la naturaleza?

Parece un chiste: alguien tan dedicado a salvar un árbol que se encadena a él para evitar que lo corten. En todo el mundo hay personas que lo han hecho, con mayor o menor éxito.

Aunque no abogamos por una postura tan firme en la protección de la naturaleza, hay mucho que decir para defenderla.

Al fin y al cabo, sin la naturaleza, ¿dónde estaríamos?

Puede que sea una pregunta que no se haya planteado antes. Todos vivimos en una época moderna. ¿Acaso la tecnología no resuelve todos nuestros problemas por nosotros? Llevamos una vida tan llena de artilugios electrónicos y maravillas que podemos comprobar el termostato de nuestra casa cuando estamos de viaje a medio continente.

¿Qué pueden hacer unos árboles y el aire fresco que no podamos hacer ya por nosotros mismos?

la naturaleza

Resulta que mucho.

Pasar tiempo en la naturaleza es lo que nos equilibra.
La naturaleza es lo que nos permite estar en nuestro mejor momento físico y mental.
Nos ofrece una tremenda sensación de bienestar cuando pasamos tiempo al aire libre, que tiene un impacto medible en nuestra salud general.

Esto no es sólo una teoría; es un hecho indiscutible, respaldado por docenas de estudios realizados en varios hospitales y universidades de todo el mundo.

Veamos un poco más de cerca lo que la naturaleza hace por nosotros.

Salud física

No hay duda de que estar en la naturaleza es bueno para la salud. Por eso se ha hecho tanto hincapié en que el tiempo que se pasa al aire libre se considera «saludable …mucho antes de que hubiera estudios que respaldaran estos hechos.

Afortunadamente, ahora hay muchos estudios de este tipo, y los resultados son fascinantes. Hasta la fecha, estos son algunos de los hechos probados una y otra vez a través de numerosos estudios.

Reduce la presión arterial

Estar al aire libre en un entorno sereno reduce la presión arterial. Aunque dar un paseo bajo los árboles no puede sustituir a la medicación prescrita, el aire libre tiene un impacto positivo indudable.

La naturaleza mejora el ritmo cardíaco

Se ha comprobado que incluso una simple imagen de un paisaje natural reduce el ritmo cardíaco. Se trata de un efecto bastante significativo de una simple imagen. Imagínese lo que haría la naturaleza real.

La naturaleza reduce los efectos físicos del estrés

Se ha comprobado que las personas que están bajo estrés tienen un impacto significativo en su química cerebral. La naturaleza proporciona el equilibrio necesario para anular el impacto negativo. De hecho, una persona estresada suele sentirse notablemente mejor con sólo pasar un rato en la naturaleza.

Las personas que pasan tiempo en la naturaleza son menos propensas a enfermar

El efecto es doble. El primero es obvio: las personas que pasan tiempo al aire libre están expuestas a más bacterias, por lo que desarrollan un mejor sistema inmunitario. Pero ¿sabía que incluso el mero hecho de caminar por la hierba hace que las plantas liberen sustancias químicas que pueden reforzar el sistema inmunitario?

El ejercicio al aire libre no sólo es más divertido, sino que resulta más eficaz

Diversos estudios han demostrado que caminar una determinada distancia en una pista cubierta frente a caminar la misma distancia al aire libre tiene una diferencia notable.

Caminar al aire libre es simplemente mejor para usted. Cuando se les preguntó sobre la diferencia, incluso los que hacían ejercicio tuvieron que estar de acuerdo; trabajar al aire libre simplemente se siente como el mejor entrenamiento.

Hay menos riesgo de obesidad

Aunque estar al aire libre tiende a promover el ejercicio, incluso aquellos que no pasan tiempo haciendo ejercicio al aire libre parecen menos propensos a tener problemas de peso.

Aunque esto parece poco concluyente, los hechos no se pueden discutir. Pasar tiempo en la naturaleza parece mantener su peso en equilibrio mejor que los que se quedan dentro.

El tiempo que se pasa al aire libre fomenta mejores patrones de sueño

Todo, desde los ritmos circadianos hasta la profundidad del sueño REM, se ve afectado positivamente por la exposición regular a la luz natural. En resumen, la calidad del sueño mejora con el tiempo que se pasa al aire libre.

La naturaleza favorece la curación

Se ha demostrado que incluso una imagen de una escena natural o una ventana con vegetación en el exterior (los árboles parecen funcionar mejor) ayudan a los pacientes postoperatorios a curarse más rápidamente. Los resultados hablan por sí mismos; uno se cura rápidamente cuando se expone a la naturaleza.

La naturaleza ayuda a mantener el equilibrio del cuerpo físico. Espere a ver lo que ocurre con la salud mental y emocional cuando se expone al mismo estímulo natural…

La naturaleza favorece la curación
Una mujer disfruta de la naturaleza.

Salud intelectual

Cada vez que pasas en la naturaleza; vas a salir experimentando un estado de ánimo más positivo que cuando empezaste.

La concentración y la claridad mejoran

Si te cuesta hacer las cosas, la solución puede ser tan sencilla como salir al exterior.

Se ha demostrado que pasar un rato en un espacio verde tiene efectos positivos tanto en la concentración como en la claridad. Estos beneficios pueden ser tan potentes que se ha comprobado que quienes visitan un parque durante la hora del almuerzo hacen más cosas el resto del día.

Sin duda, una razón suficiente para salir al exterior durante unos minutos.

Se ha demostrado que la exposición regular a la naturaleza reduce los síntomas del TDAH y el TDA

Aunque nada cura el TDAH o el TDA, hay un cambio definitivo en la actitud y la capacidad de funcionamiento de los niños cuando han estado expuestos regularmente al mundo natural.

Con un aumento definitivo de la capacidad de enfoque y concentración, estos niños descubren que son más capaces de seguir las instrucciones e incluso prosperar en un entorno de clase después de su tiempo pasado al aire libre.

La naturaleza da una productividad que dura toda la semana

Haga lo que haga el fin de semana, considere seriamente la posibilidad de dedicar algo de tiempo al aire libre.

¿Por qué?

Quienes pasan varias horas al aire libre el fin de semana son más productivos durante toda la semana. Aunque los efectos de la productividad tienden a disminuir hacia el final de la semana, es bastante fácil darse un empujón. Sólo tienes que volver a salir un rato y sumergirte de nuevo en la naturaleza.

Tampoco necesitas otra escapada de fin de semana, puede ser tan sencillo como hacer algo pequeño y centrado como visitar un espacio verde durante unos minutos cada día.

Espera a ver lo creativo que puedes llegar a ser

¿Te sientes bloqueado artísticamente, o tal vez sólo necesitas resolver un problema que te confunde?

La naturaleza puede tener la solución que buscas. Ya sea mirando una imagen, como un paisaje, o saliendo a disfrutar del paisaje en persona, verás un impacto positivo en tu capacidad para resolver problemas. De hecho, cuanto más tiempo pases al aire libre, más creativo te sentirás. Incluso se podría decir que pensar fuera de la caja empieza por pensar fuera.

Tu capacidad de razonamiento mental parece recibir un impulso de la naturaleza, ayudándote a encontrar el equilibrio que tanto necesitas. Pero la diversión no termina ahí. La última pieza del rompecabezas encaja en su sitio cuando te ocupas de tu bienestar emocional.

Salud emocional

Estrechamente relacionadas con la salud mental, tus emociones también se ven afectadas por la naturaleza de forma muy positiva. Teniendo en cuenta que tus sentimientos tienden a pilotar el barco, por así decirlo, es importante saber cómo equilibrar este aspecto de ti mismo.

Afortunadamente, la naturaleza también tiene la respuesta que necesitas aquí.

¿Y el estrés?

Los aspectos físicos del estrés ya se han tratado, pero la forma en que el estrés afecta a tus emociones debe tratarse por separado.

El estrés es lo que te pone al límite. Las personas bajo presión tienden a volverse irritables, deprimidas e incluso a arremeter contra los que les rodean. ¿No es maravilloso saber que la naturaleza tiene la solución para ti?

El tiempo que pasas al aire libre te ayuda a reequilibrar tus emociones sacando a relucir sus contrapartidas más positivas. Es difícil que el estrés se enfrente a la paz que proporciona un día bien aprovechado al aire libre.

Ser consciente de la conciencia

La naturaleza hace que sea mucho más fácil encontrar tu centro de nuevo, lo que te permite entregarte a una meditación más profunda con una resonancia más tranquila en toda tu alma.

Ser consciente de la conciencia

Esto se consigue cuando se practica la meditación al aire libre, centrándose en el ritmo del propio mundo. Al escuchar el viento, la llamada de un pájaro, la forma en que la naturaleza toca su sinfonía a tu alrededor, alcanzas un estado interior de paz y alegría que se irradia a toda tu persona.

No se puede llegar a ese estado tan rápido ni tan completamente meditando en el interior.

Consejo profesional: se ha demostrado que utilizar grabaciones de sonidos de la naturaleza ayuda.

Olvídate de los ataques de pánico

La ansiedad afecta a 2,4 millones de espanol@s cada año. ¡Qué cantidad de estrés y preocupaciones extremas!

Si bien no se ha demostrado que la naturaleza detenga necesariamente un ataque de pánico una vez que se ha producido, estar en un entorno tranquilo puede ayudar a alguien que está sufriendo. Esto es especialmente cierto cuando su atención es atraída por su entorno en el curso del ataque de pánico, y se le indica que se concentre en elementos específicos a su alrededor.

El verdadero beneficio se encuentra pasando tiempo al aire libre antes de que la ansiedad alcance los niveles de pánico completos. Al involucrar los sentidos en la naturaleza, verás que te mantienes más calmado y es menos probable que caigas en un ataque de pánico total que en entornos más urbanos o caóticos.

Los problemas parecen desvanecerse

No hay nada tan relajante para una mente perturbada como un entorno tranquilo. B

Estar en la naturaleza ayuda a poner las cosas en perspectiva. Los problemas que te has llevado a la calle parecen menos importantes cuando los comparas con una vista increíble o con un día que has pasado al aire libre y bajo el sol.

¿Y el beneficio emocional? Las cosas que te ataron con nudos se aflojarán bajo la tutela de la naturaleza.

La naturaleza te hace sentir más generoso

Aunque quizá no lo hayas pensado antes, hay una razón por la que a la gente le gusta organizar actos benéficos y galas al aire libre para recaudar fondos. La naturaleza tiende a sacar la naturaleza más generosa de las personas.

¿Cómo te beneficia esto?

El tiempo que pasas al aire libre tiende a crear un impulso generoso similar en ti mismo, lo que te lleva a ser más indulgente con alguien que ha hecho algo que te irrita o a sentirte más amable con tu prójimo (lo que es más probable que vaya seguido de acción cuanto más tiempo pases al aire libre).

Aprendes a aquietar tu alma

Desenchúfate y concéntrate en el mundo que te rodea. ¿Qué descubres?

Cuanto más dejes que la naturaleza te bañe, más tranquilo estarás. Si tus emociones han sido caóticas, aquí es donde finalmente descubres la verdadera calma que proviene de un corazón en paz y una mente y un cuerpo en equilibrio con el mundo que te rodea.

Esto es una verdadera alegría, que nos lleva al último punto de esta lista…

Descubres la felicidad

Parece una tontería, pero ¿no es éste el objetivo último de cualquier persona?

La felicidad es el Santo Grial, la cosa que persigues con cada fibra de tu ser. Lo creas o no, el tiempo que pasas en la naturaleza es precisamente donde la encontrarás.

Mira a tu alrededor. Observa el mundo en toda su belleza natural. Desde la alegría de ver un amanecer hasta el descubrimiento de la vida salvaje en tu propio patio, hay una multitud de pequeños placeres en todas partes. La acumulación de estos placeres constituye una vida de alegría y crea un alma en verdadera armonía con el mundo que te rodea.

Todos estos elementos se unen para lograr un equilibrio que tu cuerpo necesita desesperadamente. Cuerpo. El intelecto. Emociones. Los tres unificados y en armonía es donde encontrarás tu mejor vida posible. Aquí es donde vives mejor, logras más y te conviertes en todo lo que estás destinado a ser.

Parece desalentador. Después de todo, ¿cómo se supone que vas a pasar todo este tiempo en la naturaleza cuando tienes un trabajo para pagar las facturas y una familia entera que mantener? La respuesta podría sorprenderte. Siga leyendo para comprobarlo. Es más fácil de lo que crees.

Reconectar con la naturaleza

Sabiendo lo esencial que es la naturaleza en tu vida, tiene sentido que te esfuerces por empezar a reconectar con ella.

Reconectar con la naturaleza

¿Pero cómo?

La buena noticia es que no hace falta que te des un paseo de tres horas… todavía.

Hay muchas formas sencillas de disfrutar del mundo natural. Lo único que hace falta es un poco de compromiso y quizá un poco de ingenio. Veamos algunas ideas.

Empieza en el interior

Dado que pasamos tanto tiempo dentro de casa, la introducción de la naturaleza en tu vida debería empezar por ahí.

Lo más importante es recordar que tú también formas parte de la naturaleza. Como ser natural, necesitas elementos naturales a tu alrededor. Al igual que una planta necesita tierra para echar raíces y luz solar para crecer, tú también necesitas un entorno en el que puedas prosperar.

Lo creas o no, el mundo natural es necesario para ello.

Apaga esas pantallas

Cuando te bombardean constantemente con información, es imposible conectar con el mundo que te rodea de forma significativa. Lo primero que hay que hacer es cortar el zumbido constante del mundo exterior. Apaga la televisión, apaga el ordenador y silencia el teléfono.

Empieza en silencio y sigue por ahí.

Escucha

Ahora que por fin puedes escuchar el mundo que te rodea, ¿qué aprendes?

¿Oyes el canto de los pájaros? ¿El viento en los árboles?

Si estás atrapado en un mundo de contaminación acústica, lleno de ruidos de tráfico y del caos de tus vecinos, es hora de cambiar la banda sonora.

Hay fantásticas máquinas de ruido blanco que pueden bloquear lo que no quieres oír. Tal vez quieras añadir una grabación, como el sonido de las olas golpeando una playa o una tormenta eléctrica.

Encuentra algo que tranquilice tu alma y te permita volver a una mentalidad más natural.

Ten en cuenta tu entorno

Mira a tu alrededor. ¿Tienes pruebas del mundo natural en tu entorno?

No es necesario que redecores toda tu casa, pero verás que traer el exterior al interior tiene un efecto medible en el estado de ánimo. Introduce objetos que te hagan pensar en los espacios exteriores que te gustan. Coloca una colección de conchas marinas en tu estantería. Cuelgue fotografías u obras de arte de paisajes. Incluso el uso de materiales naturales en la casa le dará una mayor sensación de bienestar.

Piensa en utilizar tejidos naturales en la ropa de cama y los cojines. Si quiere ir a por todas, ¿sus muebles son de metal y plástico o de madera y mimbre? Considera la posibilidad de cambiarlos por materiales naturales. Es increíble cómo puede cambiar la sensación de una habitación con la adición de algo hecho de madera o algodón.

¿Tienes un presupuesto limitado? Mira en las tiendas de segunda mano. Reutilizar un viejo mueble de madera no sólo es bueno para tu decoración, sino que también ayuda al medio ambiente.

Añade algo de arte

¿Qué cuelga en tus paredes? Aquí tienes la oportunidad de mostrar tu lado creativo. Cuando salgas a disfrutar del mundo natural, haz fotos de lo que descubras para imprimirlas y colgarlas y compartirlas con los que te rodean.

Recoge materiales como hojas bonitas, piedras fascinantes u otros hallazgos interesantes para crear cajas de sombra o tapices.

¿Te apetece pintar? Prueba a crear tu propio paisaje o naturaleza muerta.

Crea un jardín de macetas

¿Sabías que una planta de interior borra la huella de carbono de 30 metros cuadrados?

Así que, en un apartamento de 130 metros cuadrados, una colección de cinco plantas te ayudará a purificar el aire y a mejorar tu entorno.

Planta lo que más te guste: crea un jardín de hierbas en la encimera de la cocina, recoge suculentas y utiliza cosas como el aloe para las quemaduras. Cultiva flores. Verás que cuanto más verde tengas a tu alrededor, más tranquilo y contento estarás.

Aprende algo nuevo

Dedica tiempo a leer sobre la naturaleza. Disfruta del trabajo de los fotógrafos y artistas de la naturaleza. Únete a un club de naturaleza. Crea un diario de la naturaleza y añádelo regularmente.

Investiga sobre permacultura y sostenibilidad y pon en práctica lo que aprendas.

Sal a la calle

Una vez que hayas iniciado el viaje de vuelta a la naturaleza en el interior, es hora de dar un paso al exterior.

No tienes que planear una gran excursión para volver a la naturaleza. Puede ser tan sencillo como abrir una ventana o incluso quitarse los zapatos y caminar por el gas.

Empieza bien el día

Nada más levantarte, abre la ventana.

Incluso en una ciudad, puedes encontrar algo en el exterior que atraiga tu atención. Mira el cielo. Busca lugares verdes. Mira un árbol o escucha la llamada de un pájaro. Los entornos urbanos siguen teniendo rastros de naturaleza por todas partes, si sabes dónde buscar.

Salga a pasear

Sal a la calle y ponte en movimiento.

Observa la naturaleza que te rodea. ¿Hay plantas que crecen entre las grietas de las aceras? ¿Hay árboles en las calles? ¿Ha plantado alguien flores en una jardinera?

Si puedes, acércate a un espacio verde. Hay parques por todas partes si sabes dónde buscar. Una vez allí, respira profundamente. Disfruta de la flora y la fauna que te rodea. Quítate los zapatos y deja que tus pies sientan la tierra. Empápate de la naturaleza.

Descalzarse

Una de nuestras mayores desconexiones con el mundo es la cantidad de capas que ponemos entre él y nosotros.

No sólo tenemos las suelas de los zapatos para protegernos del suelo, sino también capas de hormigón. Cuando encuentres un poco de tierra, te sorprenderá lo mucho que afecta a tu estado de ánimo ir descalzo. Ponte de pie y deja que la hierba te haga cosquillas en los dedos de los pies. Si puedes, busca otras superficies para probarlas.

¿Qué se siente al clavar los dedos de los pies en la arena? ¿Vagar y dejar que el agua bañe tus pies cansados? Incluso la tierra polvorienta desnuda puede tener un tacto sedoso contra las plantas de los pies. Andar descalzo es una hermosa sensación -asegúrate de comprobar antes los alrededores por si hay peligros como cristales rotos o rocas incómodas.

Haz ejercicio al aire libre

En lugar de pasar todos los días en el gimnasio, haz tus ejercicios al aire libre siempre que sea posible. Encontrará una gran diferencia en los beneficios cuando corra por un sendero en algún lugar frente a correr en una cinta.

¿Buscas algo más en sintonía con la naturaleza? Prueba el Tai Chi o el Yoga en el parque. Descubrirás que el agradable entorno verde lleva tu experiencia a nuevos niveles.

Prueba con la jardinería

El cultivo de cosas produce una profunda satisfacción. Aunque es posible que ya estés cultivando cosas en el interior, ¿qué tal si también pones un jardín en el exterior?

Si no tienes espacio, sé creativo. Incluso en medio de la ciudad, la gente ha hecho cosas maravillosas con jardines en las azoteas.

¿No tienes acceso? Entonces participa en un huerto comunitario, que tiene el beneficio de cultivar cosas y crear interconexión con vecinos que tienen intereses similares a los tuyos.

Produzcas lo que produzcas, ya sean flores o frutas, disfruta de la experiencia por completo. No te apresures en las tareas de sembrar las semillas o escardar. Tómate tu tiempo para estar en el momento, para sentir la tierra en tus manos. Inhala el aroma de las cosas que crecen. Abraza la experiencia por completo.

Mira hacia arriba

Estés donde estés, el cielo sigue estando por encima de ti.

Inclina la cabeza hacia atrás. ¿Qué ves? Encuentra formas en las nubes, busca el arco iris. Observa un amanecer o una puesta de sol.

Si es de noche, mira las estrellas e intenta nombrar las constelaciones. Si quieres algo nuevo, prueba a mirar la luna.

Si puedes, busca un lugar sin contaminación lumínica y prepárate para asombrarte de lo que puedes ver. Invierte en un telescopio y lleva la experiencia al siguiente nivel.

¿Todavía no es suficiente? Visita un planetario y aprende aún más mientras pones tus ojos en cosas más lejanas de lo que podrías imaginar.

Ir a algún sitio

Haz un viaje a algún lugar especial. Visita un zoo, un parque nacional o una playa. Ve a escalar o a acampar. Planifica tus próximas vacaciones en torno al aire libre y pasa cada día tomando el sol o bailando bajo la lluvia.

Vuelva a ser un niño

Vuelva a ser un niño

Cuando eras pequeño, te encantaba explorar, sobre todo porque nunca sabías lo que ibas a encontrar.

Vuelve a descubrir esas alegrías. Crea una búsqueda del tesoro para ti. Busca varias especies de aves y márcalas en tu lista cuando las veas. Haz una lista de cosas que debes encontrar, como una mariquita o una roca única. Recompénsate cuando encuentres todo lo que hay en tu lista.

Chapotea en los charcos, cava en la tierra, abraza un árbol. Recoge palos y patea las hojas caídas. Come con las manos. Sueña despierto. Imagina cómo debe ser un árbol o un animal. Adéntrate en tu imaginación. Sé creativo. Toca el suelo y luego estírate para abrazar el cielo.

Disfruta de la experiencia.

Quédate quieto

Sitúate en la naturaleza y cierra los ojos. Respira profundamente. Participa con cada uno de tus sentidos. ¿Qué oyes? ¿Hueles? ¿Gusta? ¿Sientes?

Abre los ojos. Tómate tu tiempo para examinar las cosas. ¿Qué ves? ¿Cómo están conectadas las cosas que te rodean con la naturaleza? ¿Cómo te conectas con esas cosas? Abraza el momento. Atrae el momento hacia ti. Permítete ser uno con el entorno.

Consigue el equilibrio.

Lleva las cosas al siguiente nivel

¿Aún no es suficiente? Para algunos, la búsqueda de la naturaleza se convertirá en algo más que un espacio en su agenda. Si eres uno de esos, que quiere profundizar, ten en cuenta estas cosas.

Practicar la sostenibilidad

Estar conectado con la naturaleza también significa entregarse al respeto por nuestros recursos naturales.

Si se fija en su forma de vida, e incluso en su forma de comprar, descubrirá que se compromete con la naturaleza a un nivel completamente nuevo. Recicla. Haz abono. Escoge cosas con un mínimo de embalaje. Lee las etiquetas. Entiende lo que contiene un objeto antes de comprarlo. Elige productos ecológicos. Conserva el agua. Plante un árbol o dos.

Hazte voluntario

Ayudar a mantener intactos nuestros espacios verdes es una labor esencial para todos nosotros. Mantén estos lugares limpios para la siguiente persona.

Recoge la basura. Participa en la limpieza de un río. Da una charla o una demostración en un colegio u ofrécete a dirigir un paseo por la naturaleza para compartir tu amor por ella con la siguiente generación.

Mira a tu alrededor para ver quién necesita ayuda. Incluso el Servicio de Parques Nacionales tiene un programa que solicita voluntarios. Llama y comprueba en los lugares a los que ya te gusta ir si alguien necesita ayuda.

Conviértete en activista

Ayuda a los demás a equilibrarse con la naturaleza asegurándote de que esos espacios verdes siguen existiendo para que todo el mundo los disfrute. Vota con responsabilidad. Haz campaña a favor de proyectos que devuelvan los espacios verdes al entorno de la ciudad, especialmente en las zonas de bajos ingresos que suelen estar descuidadas. Participa.

Cuanto más tiempo pases en la naturaleza, más encontrarás formas nuevas y creativas de participar. Busca oportunidades en todas partes para abrazar el medio ambiente. Incluso en los momentos en los que estás ocupado, tómate el tiempo para notar el sol en tu cara o el viento en tu pelo. Cruzar un aparcamiento puede convertirse en un mini paseo por la naturaleza, un momento en un banco del parque una oportunidad para meditar mientras escuchas a los pájaros cercanos.

Prueba cosas nuevas. Piensa fuera de la caja. La naturaleza está a tu alrededor; sólo tienes que extender la mano para tocarla.

Armonía natural

Conclusión

«Mira en lo más profundo de la naturaleza, y entonces lo entenderás todo mejor».

– Albert Einstein

Una vida no puede estar en equilibrio sin la naturaleza. Necesitamos el mundo natural a nuestro alrededor, para llenarnos y reconectarnos con algo más grande que nosotros mismos. Es necesario no sólo para nuestra tranquilidad, sino también para nuestra buena salud.

Sal a la calle. Respira profundamente el mundo que te rodea. Corre descalzo. Sé uno con el mundo natural. Abraza la paz que viene de esto.

La naturaleza está esperando tu regreso. Ve a su encuentro.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias. Manténgase al día de nuevos artículos y cursos.

Más artículos de interés

5 Consejos para Derribar tus Barreras
¿Es el Reiki adecuado para ti?
Cursos gratuitos para mejorar tu vida
Fomentar la autoestima de su hijo
Combatir la aterosclerosis

Acerca del autor


{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>